Cómo cuidar tus lentes

– Debes tener las manos muy bien lavadas y secas

– Debes enjuagar correctamente el estuche de tus lentes con la solución apropiada y, después, agregar solución indicada para conservarlos una vez que te los hayas retirado.

– Mantén la pupila mirando hacia arriba, mientras con un dedo (puede ser el anular) jalas el párpado inferior hacia abajo.

– Con la yema de otro dedo (puede ser el índice) desliza el lente hacia abajo, de tal manera que, utilizando otro dedo (el pulgar), puedas pellizcar el lente para retirarlo. Sigue este procedimiento en ambos ojos.

– Debes lavar cuidadosamente tus lentes sobre la palma de la mano limpia utilizando un solo dedo y con la solución indicada.

– Coloca cada lente en su lugar correspondiente y mantén tu estuche bien cerrado y manténlo en buen estado. Es conveniente que lo renueves periódicamente.